Design Thinking: la asignatura pendiente para algunos, afronta sus propios retos de futuro

Image for post
Image for post

En los últimos años, el Design Thinking ha tenido una gran difusión en organizaciones de todo tipo. Y aún así, continúan existiendo dudas y una cierta confusión acerca de cómo, cuándo y para qué utilizar este método de trabajo. Sorprende constatar que existan empresas en las que la práctica del Design Thinking esté absolutamente consolidada, mientras que otras aún no tengan claro el significado del término o incluso les sea absolutamente desconocido.

Por otra parte, el Design Thinking se enfrenta hoy a un contexto muy distinto al que le vio nacer, por lo que debe incorporar en su práctica nuevas dimensiones y perspectivas. Recordemos qué es el Design Thinking y analicemos cómo aplicarlo en el momento actual.

Image for post
Image for post

Si buscamos una definición de Design Thinking, vamos a encontrar una gran cantidad de formulaciones distintas.

En Connectingbrains creemos que el Design Thinking es “una forma de trabajar que permite solucionar retos investigando, ideando, prototipando y testeando nuevas soluciones que den respuesta a las necesidades reales de equipos, clientes y usuarios”.

Se trata de una práctica:

  • cocreativa, se trabaja activando la inteligencia y la creatividad colectivas;
  • iterativa, el aprendizaje y la mejora de ideas y soluciones son continuos;
  • y centrada en las personas, toda actividad se realiza poniendo el foco en las necesidades humanas.

Prevé diferentes “fases” o mejor dicho, diferentes “espacios de trabajo”, ya que no se trata de una secuencia fija y preestablecida de pasos, con lo que el orden y las actividades que se llevan a cabo en un proyecto pueden variar de caso en caso.

  • Empatizar, investigando las necesidades, aspiraciones, dificultades y frustraciones de nuestros usuarios.
  • Definir, formulando en base a todo lo averiguado los retos a resolver.
  • Idear, generando ideas para solucionar los retos tal como se ha redefinido.
  • Prototipar, transformando una idea en algo tangible para poder compartirla.
  • Testear, poniendo los prototipos en manos de los usuarios para recopilar su feedback.
  • Implementar, desarrollando y mejorando las soluciones de forma iterativa.

En cada espacio de trabajo se realizarán una gran variedad de actividades que el equipo de diseño seleccionará en función de los retos específicos y siempre cocreando el recorrido del proyecto junto al cliente y al equipo de la organización que está involucrado.

La pregunta correcta tendría que ser: ¿para qué no utilizarlo?

En realidad, este método se puede aplicar frente a cualquier reto, de cualquier ámbito y en empresas de cualquier sector. Desde los retos relacionados con la estrategia empresarial, a un cambio cultural u organizacional, a desafíos que tienen que ver con el diseño de la experiencia de usuario o de nuevos productos o servicios, y hasta aquellos relacionados con la construcción de una marca y su comunicación.

Una vez asimilado este “mindset” junto a esta forma de trabajar, aplicarlos se convierte en algo automático y tan natural que se practica regularmente en cualquier contexto y situación.

El Design Thinking transforma la manera de ver, pensar, enfocar, analizar y solucionar cualquier cuestión, situación, asunto o problemática.

El Design Thinking nunca se practica de forma individual, sino en grupos multidisciplinares, y la selección de las personas a involucrar es clave y puede incidir notablemente en los resultados del proyecto.

El principal criterio a seguir consiste en buscar perfiles de lo más diverso, en términos de competencias, nivel experiencia, generación y cultura.

El objetivo es reunir a personas que puedan aportar sus ideas y opiniones a partir de distintos puntos de vista y modelos mentales, para garantizar que la variedad de perspectivas enriquezcan el diálogo.

Image for post
Image for post

La aparición del Design Thinking y su práctica constituyó un cambio de paradigma muy profundo en la forma de abordar el diseño de nuevos productos y servicios.

Las organizaciones solían basar sus nuevas propuestas en las suposiciones de sus departamentos de diseño o de I+D, que intuían o creían saber lo que podía aportar valor a sus clientes y tener éxito en el mercado basándose únicamente en sus experiencias y competencias. Demasiado a menudo, la inspiración nacía solo a partir de los recursos, las habilidades o las oportunidades que surgían en la empresa. Las organizaciones miraban más hacia dentro que hacia fuera.

El Design Thinking impulsó un giro de 180 grados, al desplazar definitivamente el foco de aquello que la organización era capaz de diseñar o producir a aquello que sus clientes y usuarios realmente necesitaban o deseaban. Actualmente este enfoque ya es muy habitual en las empresas, aunque todavía quedan otras que luchan para transitar hacia un modelo de organización centrada en sus clientes, usuarios y empleados.

Existen también otros aspectos del Design Thinking que modificaron en profundidad la forma de trabajar de las organizaciones: como el uso de las técnicas etnográficas de investigación del usuario, la práctica del prototipado y del testeo, el trabajo colaborativo en grupos multidisciplinarios, la cocreación de ideas con los clientes, la importancia de la definición y redefinición de los retos y muchas más prácticas.

Aunque muchas organizaciones todavía tengan numerosas asignaturas pendientes respecto a la implementación de este “mindset” y esta forma de trabajar, también el Design Thinking se ve hoy obligado a ampliar sus horizontes e integrar nuevas dimensiones.

  • De Human Centered a Life Centered Design
    El Design Thinking pone el foco en las personas y en sus necesidades, pero hoy en día con esto no basta. Las amenazas del cambio climático, el aumento de la desigualdad, los efectos inesperados y no siempre positivos de la disrupción tecnológica nos han hecho a todos más conscientes de la importancia de actuar con responsabilidad hacia nuestra comunidad, toda la sociedad y el medio ambiente. Clientes, usuarios y empleados reclaman productos, servicios y soluciones que no solo cubran sus aspiraciones sino que aporten valor y bienestar a las personas y a toda forma de vida en nuestro planeta.
  • De equipos multidisciplinarios y sistemas de organizaciones
    El Design Thinking impulsa y se fundamenta en el trabajo de equipos y grupos multidisciplinarios enfocado a la resolución de un mismo reto de una empresa.
    Pero los retos actuales son complejos, abiertos y dinámicos y no pueden ser abordados y solucionados desde una única empresa o organización. Cada vez más, vemos redes de empresas del mismo sector o de sectores diferentes pero relacionados, trabajando juntas para resolver retos comunes, y llegando a través de su colaboración a resultados muy relevantes y de gran impacto, para ellas mismas y para toda la sociedad.
  • De entender las necesidades actuales a prever las del futuro
    El Design Thinking nos proporciona muchas maneras de investigar las necesidades actuales de las personas. Pero el ritmo frenético del cambio al cual estamos asistiendo puede hacer que el día que lleguemos a implementar nuestras nuevas soluciones, diseñadas en base a la investigación de usuarios realizada, estas necesidades ya hayan cambiado. Para ello es necesario analizar las necesidades actuales y al mismo tiempo cultivar una mirada hacia el futuro capaz de anticipar cómo estas necesidades pueden variar en el medio y largo plazo.

El Design Thinking ya se ha convertido en una práctica imprescindible en todo tipo de organización. Las que tienen consolidada esta forma de trabajar, sabrán adaptarla a las nuevas necesidades generadas por el contexto actual, integrando de forma ágil las nuevas dimensiones descritas. Y aquellas que todavía están transitando hacia este enfoque tendrán que esforzarse para acelerar su implementación y aprender al mismo tiempo a evolucionar de forma continua.

— — —

¿Quieres iniciar una conversación con nosotros?
¿Te apetece compartir tus retos respecto a los temas de este artículo?

Llámanos al 629 242 073 o envia un mail a montse@connectingbrains.es

¡Nos encantará escucharte!

Written by

Creativity & Innovation for Business | Visual Thinking, Design Thinking & Cocreation

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store